Unos de los grandes inventos que se desarrolló gracias a la revolución industrial fue precisamente la Fresadora, esta máquina se inventó alrededor de 1818 por Eli Whitney en New Haven Connecticut. Esta máquina  permitió a un operario de poca experiencia realizar piezas con  la misma calidad que las realizaba un operario experto. Luego en 1953 emergieron las máquinas CNC (cinta) y hacia la década del ’70 se definió lo que hoy conocemos como control numérico computarizado (CNC) gracias a la llegada de las computadoras. Básicamente esta máquina controla,  monitorea y ajusta constantemente los movimientos de una máquina herramienta mediante una computadora.

En la actualidad contamos con herramientas tecnológicas que nos han permitido evolucionar en el campo del fresado y mecanizado automatizando este proceso con brazos robóticos que proponen un alto nivel de eficacia en este campo. Cada día los robot industriales adquieren características que los hacen más precisos y estables para el proceso de fresado abriendo nuevas posibilidades en el mercado.

Los avances de automatización robótica aplicado al proceso de fresado asistido por robots  están generando mayor demanda ya que se puede mecanizar gran variedad de materiales entre los que se encuentra el mármol, piedra, madera, plásticos, aluminio y acero. Además, el sistema de fresado robótico con un brazo mecánico 6  ejes mejora el acceso a espacios y contornos difíciles generando mínimos costos de inversión.

El proceso de corte de mármol con un robot industrial ofrece flexibilidad, cortes exactos y precisos con mayor grado de libertad de movimiento para producir una pieza de alta calidad sin importar su complejidad del contorno o forma.  Para garantizar el óptimo proceso del fresado con un robot es necesario programar adecuadamente los parámetros, para incluso así, mejorar las fuertes frecuencias y eliminar la vibración y de esta manera adquirir mayor precisión.

Hoy en día contamos con robots industriales capaces de desarrollar una gran variedad de procesos dentro de esta categoría como es el mecanizado, corte, pulido, desbardado, perfilado etc. Todos ellos desarrollados por robots de diferentes marcas y gamas. Por ejemplo la marca Kuka con la serie KR Fortec y KR Quantec que formulan fuerza y aumentan las tasas de producción para estas aplicaciones industriales, la marca Fanuc es representado con la serie de robot M-900iA que aportan fácil integración . Todos estos robots tienen diferentes tipos de carga que van desde los 150 kg hasta los 500 kg manipulando piezas desde 1000 mm hasta los 2500 mm demostrando que están diseñados para fresar, cortar, esculpir y modelar piezas de materiales compuestos, mármol, piedra, vidrio, madera, plástico, metales y espumas.

Por supuesto ofreciendo ventajas como:

  • Corte preciso
  • Libertad de movimiento
  • Mayor flexibilidad
  • Óptima calidad de las piezas
  • Mayor flexibilidad y rendimiento
  • Bajos costos de inversión
  • Altas tasas de producción
  • Mayor seguridad para los operarios